• rdvconsultoriameto

PLURIVERSIDAD ESPIRITUAL

Actualizado: mar 30


Alberto Villarroel Rosas. Teólogo. Dr. En Educación. Dr. En Ciencias Gerenciales

Ponencia dictada en ocasión del Conversatorio “ESPIRITUALIDADES” promovido por RedDeVida Consultoría Integral, realizado el día 22 de febrero del 2021.-


πατημασιές


Desde el seno de una cultura helocéntrica, se configuran los Estados republicanos, que eran epígonos del Estado nación europeo. Ellos eran Estados monolíticos, monoculturales, monoreligiosos, raciales y neocoloniales, que impulsaban el unitarismo estatal, encerrando en su geografía la diversidad étnica y cultural, sometiéndolas a procesos de asimilacionismo, que generaron letales

dramas de aculturación.


Mientras más asimilado, mayor posibilidad de aceptación por los grupos dominantes, pero finalmente se es asimilado, pues los sistemas de castas, eran expresión material de las nuevas organizaciones e instituciones políticas y sociales que emergieron, bajo la institución de la desigualdad, que investía de privilegios, según la escala de la mezcla de sangre y del origen geográfico, que aún pululan en nuestra América y nuestro Caribe


La Desigualdad Republicana


Estas prácticas del Estado-nación muestran el lugar de supremacía, desde cual se construye la colonia, afianzando sus Instituciones, ellas hablan el lenguaje de la dominación a través del sometimiento a los pueblos que cohabitan en un mismo territorio controlado por un Estado nacional. Casos como Paraguay, Chile, Guatemala, Colombia, Honduras, Brasil y México, son algunos que muestran los agudos conflictos en los que están atrapadas naciones enteras en un mismo territorio, donde una élite criolla, define las políticas y la cultura mediante acciones neocoloniales y procesos remasterizados, sometiendo a las diferentes etnias a hispanizarse y cristianizarse


Frente a tales hechos, ha venido emergiendo nuevas maneras de organización del Estado y de su proceder, bajo la figura de Estado plurinacional, una invención que surge desde América Latina y que evidencia la innovación política, como en el caso de Bolivia, Ecuador, y que apunta hacia una praxis decolonial e intercultural en la región Latinoamericana y Caribeña, dando paso a procesos emergentes de carácter político.


Estos procesos emergentes incorporan el reconocimiento a la diversidad étnica, mediante la interculturalidad, la decolonialidad y el Estado plurinacional. Ambos aspectos abren camino a los pluriversos, que conviven en un Estado y en un mismo territorio, pero gestiona desde una horizontalidad decolonial las relaciones y los espacios de diálogos de las múltiples alteridades, para resolver como sujetos que participan en la construcción de sus soluciones como naciones dentro de un Estado. El Estado Plurinacional aparece como un horizonte en Latinoamérica y El Caribe, brinda esperanza a pueblos enteros.


Estado Plurinacional y La Integración Latinoamericana:


El Estado Plurinacional es el reverso de la Integración Latinoamericana Caribeña, pues su mediación es posible a través de la interculturalidad y de una cartografía decolonial, son medios epistemológicos de reconocimiento de las diferencias, empodera a los sujetos en comunidad, se posicionan de su realidad, para hacer presente un nos-otros, en la unidad del Estado. Se trata de una figura constitucional ecléctica, que concilia formas jurídicas y culturales que brotan de las naciones que conviven en un mismo territorio, tal como es caso boliviano y ecuatoriano, cobrando vigor para expresarse de manera emergente en el Estado plurinacional, lo cual constituye una diferencia esencial con el Estado-nación, que se caracteriza por ser piramidal y colonial.


La condición de Estado plurinacional aparece como un paradigma emergente, que hace crítica e interpelación a las estructuras de dominación del poder occidental, permitiendo la decolonialidad en las subjetividades y en la comunidad, abriendo caminos a la diversidad, de otra manera sería quedar atrapado en el aparato burocrático, formal, que mira al Estado como un lego, partes de un rompecabezas, desconociendo los procesos simultáneos que genera

los ecosistemas antropológicos e históricos.


Esta interculturalidad no es colonial, es una interculturalidad decolonial, no eurocéntrica, es una interculturalidad que descubre y re-conoce al otro desde el respeto, la tolerancia, construye espacios de convivencia y renuncia a la violencia de la modernidad , al admitir que el otr@, tiene su propia vida, tiene su propia lengua, tiene su universo simbólico, su propia cosmovisión, expresa sus formas de organización, su propia historia y por tanto tiene derecho a su existencia, y alzar su voz desde su lugar geográfico y desde su lugar histórico .


Siempre presente, pero invisibles:


Los Aimaras, Los Quechuas, Los Mayas, Los Aztecas, Los Mapuches, Los Diaguitas, Los Wayuu, Los Emberá, pero a estos sumamos las comunidades afrodescendientes en el Limón, Costa Rica, en el Chocó, Colombia, en Piura, Perú, Bahía, Brasil, son algunas de las naciones que viven el acento de los conflictos de la discriminación racial y étnica, últimamente acentuados por la pandemia, de modo que se encuentran atrapados bajo una lógica moderna, eurocéntrica, y cristiano céntrica, que atenta contra sus alteridades, y que está plasmada en la miopía del Estado -nación.


El caso chileno es ejemplo emblemático, al mostrar la rivalidad del Estado en contra de las comunidades Mapuches y otras comunidades originarias. El Estado-nación chileno ha dejado su mirada fija en el retrovisor, al promover prácticas discriminatorias contra pueblos originarios. La Constitución chilena de 1980, privilegia las prácticas económicas extractivistas y la mercantilización, y hace imperceptible la presencia de otras alteridades que habitan en el territorio chileno, en ella no existen los Mapuches, ni los pueblos aborígenes hermanos, es

un Estado con ceguera para la convivencia, y parte de la solución del problema podríamos tenerla en la construcción de un Estado Plurinacional chileno Latinoamérica y El Caribe, tienen en la figura del Estado Plurinacional, un medio que facilitaría los procesos de integración de la región mediante prácticas dialógicas y de equidad en las naciones que habitan en un mismo territorio. La región podría ser considerada Plurinacional, esto es un tema debatir, pero considerado necesario y útil.


Pluriversidad espiritual


La interculturalidad hace visible a los nadies, a los ninguneados, estigmatizados, que traducen sus luchas en dignidad humana, entre nos-otros. Es una interculturalidad en la que germina la historia negada, colocándose como condición fundante, recursiva y autopoiética.


Los aportes y contribuciones de horizontes de epistemologías emergentes, develan caminos como el propuesto por el Dr. Boa Aventura de Sousa, en la construcción de las epistemologías del Sur y que el Dr. Enrique Dussel, ha señalado como El Giro decolonial. Ambos coinciden en la necesidad de generar conocimiento desde el otro, y de la urgente trasformación del Estado, admitiendo que el Poder se ejerce obedeciendo al pueblo, y está pensado para servir, sin duda, una innovadora manera de percibir las relaciones del Poder, cuya legitimidad procede de la participación activa de los sujetos y comunidades.


La pluriversidad crea condiciones de re-existencias, de iguales entre sus naciones, y desde la construcción de las relaciones de diferentes, dialoga la factibilidad ética y política de los proyectos en comunidad, que el Estado deberá emprender. Por ello los pluriversos, admiten la educación, el derecho, la política, las cosmovisiones, pero como interculturales, resguardando los acervos de las distintas comunidades que hacen vida en un Estado, en condiciones de equidad.



7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo